¿Por qué regalar nuestro trabajo? Software Libre

Cuando distribuyes productos de software esperas obtener algo. Quizás dinero, pero también respeto. Producir requiere nuestro recurso más valioso: el tiempo. Necesitamos tiempo para formarnos sobre un tema y tiempo para aplicar nuestros conocimientos. Por desgracia, para producir necesitamos mantenernos con vida, metiendo en el juego nuevas variables que debemos satisfacer.

Queremos trabajar, pero primero necesitamos comer… en algún momento socializar y también descansar. Sin contar con que somos humanos y que unas tres variables desencadenan un sinfín de “necesidades”. Durante siglos hemos vivido para trabajar y formar nuestras familias. Trabajamos para alguien que consiguió tanto dinero como para pagarnos por nuestro tiempo y ganar lo suficiente como para pagarle a otras personas como nosotros.

Voy a plantear un punto de vista que considero popular: En la informática y alguna que otra área, empezamos como trabajadores encargados de hacer realidad la idea de alguien superior, lo hacemos por un sueldo justo que tenga relación con nuestro tiempo (invertido por aprender y producir). Si somos buenos desarrollaremos nuevas capacidades y escalaremos en otras posiciones dentro de la empresa, mejorando nuestro sueldo. ¿Para qué mejorar nuestro suelo? Cuando ya tengamos la comida de nuestra familia garantizada, podremos invertir en viajes, electrodomésticos y cualquier otra cosa. En algunos casos la simple razón de tener dinero es suficiente.

Seguimos por aquí: cuando una persona pasa de ser trabajador a administrar trabajadores, entra en una nueva etapa. Deja de invertir su tiempo en la perspectiva de su propia supervivencia, ahora necesita que su empresa siga adelante y reporte beneficios. Tengamos en cuenta que estas personas son sometidas a nuevos catálogos en los mercados, disponen de un dinero que les permite comprar productos mejores, ayudando así a su productividad y relación con “nuevos semejantes”. Se considera importante nuestra “imagen”. Por ende, estas personas con dinero, tomarán los nuevos catálogos y destacaran del resto. Si eres jefe no puedes permitirte un traje sucio, el teléfono anticuado o la casa oscura. Para beneficio de todos, o la mitad del mundo, el ser humano tiende a mejorar su forma de vida. Cada mes tenemos tecnologías innovadoras, al menos, nuevas en apariencia.

Saquemos conclusión de esta perspectiva: nos formamos como trabajadores y si emprendemos, si demostramos valor, tendremos la recompensa. Subiremos por la escalera a lo largo de nuestros días y le garantizaremos buena vida a nuestra familia. Eso esta muy bien. Todos queremos tener una vida garantizada: dedicar el tiempo justo al trabajo y vivir bien. ¿Con un sistema así cómo encontramos el entretenimiento? Si ignoramos que algunas personas recurren a las drogas, la prostitución o las chatarras tecnológicas, obtendremos un sacrificio mayor por el trabajo: nos marcaremos retos para escalar en nuestros puestos. Algunos necesitarán destacar fuera, sin la posibilidad de ser eclipsados por la empresa de su jefe. Ahí tenemos al emprendedor. Él creará algo único y le pondrá un precio razonable porque se merece la paga monetaria.

En esos tres párrafos describo escuetamente una idea. Una perspectiva que, me parece, siguen muchas personas. Ahora vamos con la zurda. Supongamos algo radical: no piensas en dinero, lo usas para sobrevivir pero lo que te satisface es hacer tu trabajo (mal pagado o no) por el impacto positivo en la sociedad/comunidad de la que formas parte. Esto puede pasar perfectamente desde mi otra perspectiva, me refiero a tener buen sueldo y también estar feliz con el impacto, la diferencia es que sin la afición de acumular dinero por destacar nuestra “imagen”, dejamos de necesitar dinero para algo más que sobrevivir y ser útiles en la vida. El interés de estar encima de alguien por resaltar tu posición desaparece, no ves entretenimiento en ser superior sobre las personas de tu entorno, sino en cumplir unicamente con tu deber y vivir por ello.

Si no te importa el dinero, es probable que no te obligues a mantener un estilo de vida lujoso y lo inviertas directamente en el desarrollo de tu trabajo y la prosperidad de la comunidad. Desde las dos perspectivas el humano busca entretenimiento: en la derecha quieres destacar en la sociedad por los logros que has conseguido como persona, y da la casualidad que la mayoría de los logros propuestos por la sociedad están relacionados con el mercado y el consumo. A la izquierda nos entretenemos unicamente con la producción y el goce de lo resultado con toda la comunidad, no se goza unicamente con las personas de “nuestro nivel social”.

Todavía soy un joven con ideas locas que no se ha enfrentado con el “mundo laboral” como para doblegarse a él o “entrar en razón” y cambiar mi forma de pensar. Con esfuerzo haré lo posible por no caer tan bajo. Yo quiero trabajar, me gusta trabajar.

Voy a poner otro caso: en la derecha, cuando ya fuimos trabajadores mucho tiempo, vemos la necesidad de ser jefes por codiciar sus horas libres, dejar de trabajar y optar por esos entretenimientos propuestos en la sociedad. Para ser sincero, todavía no conozco personas relacionadas con el Software Libre que siendo jefes, subjefes, encargados, supervisores… detengan su trabajo o anhelen tiempo libre, el entretenimiento esta en su trabajo, y tienen la libertad de trabajar en lo que sea, además de desarrollar una sentido de responsabilidad distinta e infinitamente más eficiente.

Ahora voy a responder a una pregunta: ¿Por qué regalas tu trabajo?. Cuando caí en el mundo de GNU/Linux me encontré con decenas de personas que se sacrifican todos los días por producir. No están obligadas a “regalar su trabajo”, pero en el ambiente del Software Libre la pasión por sembrar y disfrutar de la cosecha junto a otras personas es algo más fuerte que unas miseras monedas. Estas personas que trabajan por todos tienen un alto sentido de responsabilidad: saben lo que tienen que hacer y están satisfechos con cumplir su deber. Yo regalo mi trabajo porque prefiero que las personas jóvenes y sin empleo aprendan de mis pasos, ¿a cuántas personas pobres o en cualquier lado del mundo donde conseguir dólares o una simple computadora es un sacrificio, les niegas tu código? Las gracias de cada día me llenan el cuerpo más que la droga que pueda adquirir con dinero.

Sería genial que cambiando las raíces, un gobierno nos mantuviera vivos sin necesidad de que tengamos que pedir donaciones para entretenernos con el trabajo de nuestro “tiempo libre”. Es un argumento clásico contra el comunismo: “produce vagos que se mantienen con el gobierno”, pero no debería ser así. Básicamente el problema es querer meter comunismo cuando la sociedad tiene los conceptos capitalistas del entretenimiento. Si viviéramos como en una comunidad de Software Libre donde todos conocemos nuestra responsabilidad y la trabajamos con nuestro ritmo sin chistar, sería perfecto. Cada quién trabaja lo que puede y gana lo que necesita. Y nada más.